ENTREVISTA A ARITZ MUJIKA: “Intento aconsejar a los jóvenes para que progresen”

aritz-mujika

Aritz Mujika (Pasaia, 13-11-1981) es uno de los futbolistas que aporta experiencia en una SDA que está destacando como una de las escuadras con menor media de edad en sus alineaciones en toda la Segunda B, categoría que conoce al dedillo. Y es que debutó en la misma en el 2000, en las filas del Beasain, y con la actual ya acumula 16 campañas en la división de bronce, además de las dos que disputó en Segunda con el Mirandés. Los escudos de Real Sociedad B, Real Unión, Burgos, Castelledefels y Zamora también han lucido en el pecho de este extremo que atraviesa su segundo curso en Urritxe. La pasada jornada se sacó de la chistera un golazo en el minuto 89 frente al Gernika, que igualó el marcador instantes después.

 

Hiciste saltar a la afición zornotzarra que acudió a Urbieta con ese golazo en el 89. ¿Cómo lo viviste?

– Me llegó un rechace al borde del área e intenté terminar lo antes posible. Chuté y me salió un buen tiro. La pena que no duró mucho la alegría.

¿Qué sensaciones deja el empate ahora que han pasado algunos días?

– Durante el partido estábamos contentos con el 0-0, porque no había habido ocasiones para ninguno de los dos. Con ese empate manteníamos la distancia respecto al Gernika y puntuar fuera de casa siempre es bueno. Pero meter en el 89 y que te empaten en la siguiente jugada no es agradable. El punto creo que fue lo justo y estamos contentos, pero tenemos que seguir trabajando para conseguir que, una vez que nos ponemos por delante en los minutos finales, el partido caiga de nuestro lado.

¿Qué balance haces de la trayectoria hasta el momento?

– Tras el mal inicio, le hemos dado la vuelta y hemos sacado algunos buenos resultados. En casa podíamos haber sumado algo más, sobre todo contra el Tudelano. El equipo ha sacado personalidad y le ha dado la vuelta a la tortilla, algo que es importante porque si desde tan pronto te metes abajo pueden aparecer los nervios y se hace más complicado que salga el fútbol que tenemos.

Eres el más veterano de una plantilla que se ha rejuvenecido mucho. ¿Te piden consejos?

– Más que pedirme ellos consejos, les echo yo la bronca (Risas). Intento ayudarles en todo lo posible. Con los años he perdido cosas pero he ganado en experiencia, así que intento aconsejarles para que puedan progresar.

Este sábado recibimos al filial del Oviedo, un recién ascendido que por ahora es tercero en la tabla. ¿Partido duro?

– Son jóvenes y físicamente son buenos. Seguro que tienen jugadores de mucha calidad. Tendremos que aprovechar los errores que tengan defensivamente, porque en ataque llevan muchos goles y son jugadores rápidos, así que habrá que estar muy serios en las vigilancias.

Este está siendo tu 16º curso en Segunda B ¿Ha variado mucho la categoría de bronce desde que empezaste?

– Empecé en el Beasain y todo el mundo trabajaba, entrenábamos a las tardes, como aquí. No había tantos jóvenes como ahora. Al año siguiente fui al Sanse y el cambio fue importante, era un filial con gente de mi edad. Han cambiado cosas pero está todo parecido. Lo que sí hay es menos dinero, antes había más tanto en Euskadi como en otros territorios. Pero el fútbol en sí no ha cambiado excesivamente.

¿Has cambiado mucho desde que deslumbraste en el Beasain con 19 años?

– Antes jugaba de delantero, pero los últimos años he jugado más en banda. He perdido en algunas cosas, como en velocidad, pero he ido mejorando en otras como experiencia, colocación y leer mejor el fútbol. Intento expresarles eso a los chavales para que aprendan a leer el fútbol, porque a veces es más importante que la calidad.

Eras uno de los miembros de aquel Mirandés histórico que llegó a la semifinal de Copa, en la que os eliminó el Athletic. Cómo viviste aquello.

– Estuve cinco años y medio en el Mirandés, llegué en Tercera, subimos ese año a Segunda B y luego en tres años a Segunda A. Tanto el club como yo progresamos mucho en esa época. Me dio la oportunidad de jugar en Segunda A, que ya lo había intentado con otros equipos con los que jugamos play-off. En la Copa, estamos orgullosos de lo que logramos. Es muy difícil que se vuelva a repetir que un Segunda B consiga eso con este modelo de Copa.

Ese mismo año lograsteis el ascenso a Segunda, donde militaste dos temporadas a un buen nivel. ¿Es muy diferente jugar en Segunda a hacerlo en Segunda B?

– Sí se nota, pero es hacerte a la categoría. Yo creo que hay muchos jugadores de Segunda B que podrían jugar en Segunda A. El club nos mantuvo a casi todos los futbolistas de la plantilla del ascenso y logramos la permanencia. Con trabajo se pueden conseguir las cosas y me sentí a gusto y cómodo.

Otro que jugaba en aquel equipo era Mikel Martins, que también fue compañero tuyo en el Real Unión y ahora os habéis vuelto a encontrar en el Amorebieta.

– Sí, le conozco de hace tiempo, en Miranda convivimos juntos en casa. Él se fue a Alicante y luego en el Real Unión volvimos a coincidir. Me lo he encontrado varias veces en mi carrera y estoy encantado.

De momento Martins ha jugado todos los partidos como titular. ¿Qué tal le ves en el vestuario y sobre el césped?

– Muy bien, no tiene problemas para adaptarse. De momento está jugando todo y al igual que el equipo ha ido mejorando con el paso de las semanas. Espero que vayamos todos a mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *